011 4808-0800 / 6009-2363
10am/6pm GMT

EGIPTO

La riqueza arquitectónica, cultural y arqueológica de Egipto es mundialmente famosa. Las naciones faraónicas, los griegos, romanos, cristianos y las dinastías árabes han dejado, todos, su impronta en esta tierra. Las imágenes de las pirámides de Giza que recorrieron el mundo son solo una de las postales alucinantes del enorme espectro histórico que abarcan estos territorios. Y todo se lo deben al Nilo, de quien pueblo egipcio aprendió todo lo que sabe. Mucho antes que en Europa, en las tierras aledañas al río dejaron el nomadismo, aprendieron a cultivar la tierra y respetar los ciclos de la naturaleza, organizaron una sociedad vertical y compleja, y vivieron una vida sofisticada, dedicada a mantener el orden en el universo. Los vestigios de este pueblo son incontables tumbas, pirámides y ruinas que nutren la curiosidad de viajeros desde hace siglos.

El país también tiene algunos de los tesoros naturales más atractivos del mundo. El océano de arena del oeste se extiende adentrándose en el Sahara, con oasis esparcidos aquí y allá. El famoso monte donde Moisés habló con Dios se encuentra en el desierto de Sinaí, y bajo el agua cristalina del Mar Rojo, uno de los mejores destinos para buceo del mundo, se esconden los seductores arrecifes de coral.

Hay infinidad de motivos para visitar Egipto. Aunque ha visto épocas oscuras, los ataques islamitas han quedado atrás, y en la actualidad el gobierno invierte fortunas en seguridad para el turismo, ya que es una enorme fuente de ingresos. Si bien los egipcios son extremadamente cordiales y es un lugar tranquilo para viajar, es conveniente cuidarse de estafas, animarse a regatear y tener cambio para dar propinas.

EL CAIRO

El Cairo, capital de Egipto, es la ciudad más poblada de África. En esta tumultuosa población se funden lo antiguo y lo moderno, lo medieval y actual, y lo asombroso es ver la convivencia entre casas de adobe y rascacielos, autos ostentosos y carretas tiradas por burros o camellos.

El Cairo islámico y el Cairo copto son las dos regiones históricas de la ciudad que es indispensable visitar. El Cairo islámico, la antigua zona medieval, es un barrio transportado siete u ocho siglos hacia el pasado, el olor fuerte a especias y animales es un golpe para el que recién llega. Algunas de sus construcciones monumentales son: la mezquita Ibn Tulun, una de las más grandes del mundo; el mausoleo de Imam ash-Shafi’i, que contiene la tumba de uno de los líderes islámicos más importantes; y la Ciudadela, una imponente fortaleza medieval que en es en sí una caja de sorpresas arquitectónicas y que brinda una vista privilegiada de la ciudad. El Cairo copto es anterior al islámico, considerado un lugar sagrado por los judíos, musulmanes y cristianos coptos. Los restos del fuerte de Babilonia (una torre que dominaba un puerto del Nilo) tienen casi dos milenios de antigüedad, y el Museo Copto es interesante por su colección de arte religioso antiguo. En la parte moderna, en la plaza Midan Tahrir, el Museo Egipcio no deja de maravillar con su colección de objetos egipcios.

A solo 18 de Cairo está la ciudad de Giza, donde se pueden visitar las únicas Maravillas del Mundo Antiguo que sobreviven hasta el día de hoy, las pirámides de Giza, la Esfinge y los otros templos y pirámides más pequeñas. Legado de una cultura estudiada exhaustivamente, siguen siendo intrigantes y misteriosas y siguen siendo un destino obligado para el viajero del mundo.

ASWAN

A la altura de la primera catarata del Nilo, donde se forman pequeñas islas con palmeras y navegan feluccas pintorescas, está ubicada Aswan, la histórica puerta de entrada al África negra, la ciudad de los nubios, un pueblo desplazado de su hogar original en el lago Nasser. La más pequeña de las tres ciudades turísticas del Nilo es de una belleza natural deslumbrante y un ritmo mucho más relajado que el de Cairo y Luxor.

Para pasear, son imperdibles los Jardines de la Fira y el Cementerio Fatimita; para ver, el obelisco inacabado de Aswan, que hubiera sido el más grande del mundo, el sarcófago gregorromano y el coloso inacabado. En la Isla Elefantina, destacable por su importancia en histórica por estar al lado de la primera catarata y allí se controlaban las rutas del sur de Egipto. Hoy en día se puede visitar el Museo de Aswan, donde están los restos de la cultura nubia encontrados en la isla, y el Nilómetro, que sirve para comprender la gran dependencia que tenían los pueblos antiguos en el río.

LUXOR

Fue la capital dinástica y religiosa del Mediano y del Nuevo Imperio de Egipto, construida donde hace 4000 años se erguía Tebas. Hoy en día su esplendor está donde quiera que miremos: los monumentos históricos, desde templos hasta tumbas reales antiguas, se mezclan con paisajes de río y desierto espectaculares y una vida moderna enérgica.

En el lado oeste del río, nos espera el Valle de los Reyes, la necrópolis donde están inhumados los cadáveres de gran cantidad de faraones del Nuevo Imperio, incluyendo Tutankamon, y en el Valle de las Reinas están enterradas sus princesas y esposas, y algunos de los príncipes. En el lado este del río, está el inmenso Templo de Karnak, construido por varios faraones, que contiene en su interior el gran templo de Amón, otros templos menores, capillas y el gran lago sagrado. El Templo de Luxor, antiguamente comunicado por la Avenida de las Esfinges con el de Karnak mide 260 metros de largo y homenajea al dios del viento, Amón. Todo Luxor es magnificencia y esplendor, pero no hay que pasar por alto los mercados, donde los vendedores ofrecen té y comienzan con los compradores el juego del regateo, que puede ser una aventura.

ALEJANDRÍA

Establecida por Alejandro Magno, fue el foco del conocimiento para el Mediterráneo entero. Su famosa biblioteca contenía 500,000 volúmenes y el faro era una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Hoy en día, su ubicación frente al mar la hacen un destino veraniego; sus edificios de la belle époque y su café y pastelería francesa tienen un encanto muy particular.

Es una ciudad rica en tesoro histórico y arqueológico. El pilar de Pompeyo, la Ciudadela de Qaitbey y catacumbas de Kom El-Shokafa son algunos de los monumentales vestigios de lo que fue esta ciudad en el pasado. También se cree que fue el hogar de Cleopatra, y algunas excavaciones revelan que tal vez su palacio esté enterrado bajo el mar. El Museo Grecorromano exhibe reliquias que datan del siglo III a.C., desde momias hasta joyas y antiguos tapices, y el Museo de Alejandría alberga una colección más pequeña que resume de manera muy clara la historia de la ciudad.

DESIERTO BLANCO

Las tormentas de arena del oeste de Egipto moldearon las rocas blancas y les dieron las formas más insólitas. Este desierto, que está 45 km al norte del oasis de Frarafra, se disfruta particularmente a la hora del atardecer, cuando el sol tiñe la roca de colores fascinantes.

SHARM EL SHEIK

Situada entre el monte Sinaí y el Mar Rojo, esta ciudad atrae por sus espectaculares playas, aguas claras y temperaturas moderadas. Los aficionados del buceo y del snorkel encontrarán un lugar rico en diversidad marina para observar las especies más exóticas: 250 arrecifes de coral y 1000 especies de pez.

El área tiene una gran oferta de hoteles, sitios de compra y entretenimiento.