info@travelgroup.com.ar
10am/6pm GMT

TURQUÍA

Turquía es famosa por haber sido siempre un punto de conexión entre Oriente y Occidente. Esta península, estratégicamente ubicada por su acceso al Mar Mediterráneo, al Mar Muerto y al Mar Egeo, es un lugar lleno de legados culturales, monumentos y testimonios del paso de distintos pueblos, entre ellos, hititas, griegos, persas y turcos. Los atractivos de Turquía superponen culturas, religiones y reinos legendarios con avances modernos. Las culturas turcas de Anatolia y otomana (que a su vez continuó la cultura greco-romana e islámica) se mezclaron con las tradiciones que ingresaron con la occidentalización del Imperio Otomano. La población es de religión musulmana en una amplia mayoría, sobre todo suníes, con chiíes y alauíes en el Este y el Sureste. Este choque que se produce entre el intento de ser una sociedad "moderna" occidental y las tradiciones históricas musulmanas ha marcado fuertemente la identidad turca actual.

La oferta turística abarca desde excursiones en la montaña hasta días de playa y deportes acuáticos. Las mejores estaciones para viajar son la primavera (abril y mayo) y el otoño (septiembre y octubre), para disfrutar de las mejores vistas en Estambul y en las costas del Egeo y el Mediterráneo, y de un clima fresco en Anatolia central. En junio o después de agosto se evitan los mosquitos, y la mejor época para disfrutar de las playas es de mayo a septiembre, aunque el calor pueda ser un poco sofocante.

El país es seguro para viajar, pero se recomienda evitar manifestaciones políticas y disturbios, y especialmente el sudeste del país y las zonas limítrofes, donde el conflicto entre las autoridades turcas y el PKK aún está vigente.

ESTAMBUL

Estambul es una ciudad que se renueva a cada instante y vibra llena de vida y movimiento, dividida en una parte asiática y una europea por el estrecho del Bósforo. Sus 3000 años de historia hacen que desborde de monumentos históricos para visitar durante el día. Los más destacados se concentran en el barrio de Sultanahmet: el museo Santa Sofía, monumento de esplendor bizantino que fue iglesia cristiana y luego mezquita; la Mezquita Azul, en cuya construcción se utilizaron 21.043 azulejos azules y verdes; el Palacio Topkapi, antigua residencia de los sultanes otomanos convertida en museo que contiene piezas famosas como el sarcófago de Alejandro. También es imperdible un paseo por el bullicioso Gran Bazar, con sus 5500 vendedores que ofrecen desde joyas y carteras hasta exóticas telas asiáticas.

La vida nocturna en Estambul es moderna y animada, y al tener la ciudad tantos centros distintos, cada barrio tiene infinidad de propuestas para divertirse: todo tipo de clubes nocturnos y restaurants para todos los gustos, y hasta tours por el Bósforo en barco por la noche.

CAPADOCIA

La región de la Capadocia, única por su patrimonio cultural, histórico y geológico, atrae por sus paisajes surreales, su alucinante propuesta cultural y las actividades al aire libre más inesperadas. Se puede llegar en avión o en ómnibus (11 horas desde Estambul).

Las formaciones rocosas con forma de chimenea fueron hogar de cristianos perseguidos tanto por romanos como por musulmanes, que se convirtieron en trogloditas y habitaron los recovecos en las rocas de esta zona. Las iglesias con sus frescos pintados durante el cristianismo bizantino y las ciudades subterráneas que crearon para esconderse ameritan una visita. Es recomendable ir a la mañana o mediodía, y en lo posible ir con guía para comprender mejor qué sucedía en ese mundo subterráneo. Los hoteles boutique construidos en las cavernas combinan el lujo con la auténtica experiencia. Finalmente, para tener una vista externa de este paisaje lunar formado por la roca volcánica, se ofrece una variedad de excursiones y caminatas, o hasta un paseo flotando en globo aerostático por encima de las chimeneas encantadas.

ÉFESO

Efeso fue una de las doce polis de Jonia y capital de la provincia romana de Asia. Ahora es la mayor ciudad antigua del lado este del Mediterráneo, y alberga las ruinas mejor preservadas de Turquía. Los interesados en las ruinas necesitarán un día completo para visitarla, mientras que si el interés es menor, medio día alcanzará. Es recomendable llegar temprano para evitar el calor del mediodía, y es conveniente asistir con guía contratado para comprender mejor la historia de los distintos templos, vías y bibliotecas. Es imperdible también el templo de Artemisa (o Diana) tardó 120 años en construirse y es una de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo. Además, se dice que por la mítica ciudad pasaron San Pablo y San Juan, y que la Virgen María pasó sus últimos años allí.

En el centro turístico de Selçuk, a donde llegan los ómnibus desde Izmir, también pueden visitarse el museo, la basílica de San Juan y el acueducto bizantino.

ANKARA

En pleno desierto de Anatolia Central, está ubicada Ankara, la capital turca. Desde que el país se independizó hace 80 años, la ciudad del legendario Rey Midas ha ocupado el rol de ciudad internacional, con un ambiente moderno y sofisticado, y con una gran cantidad de cosas que ver, especialmente de interés histórico. Pueden visitarse por ejemplo el mausoleo de Ataturk, dedicado al célebre militar e inspirado arquitectónicamente en distintos estilos anatólicos. El Museo Etnográfico abarca la época más reciente y exhibe artefactos seléucidas y otomanos, mientras que el Museo de las Civilizaciones de Anatolia abarca el período paleolítico y neolítico. Los lugares de interés arqueológico para visitar en Ankara son los vestigios romanos y de otomanos y seléucidas que se encuentran en el área de la ciudadela y en el interior, en la parte más antigua de la ciudad.

PAMUKKALE

Pamukkale (“castillo de algodón” en turco) es una zona de alucinantes formaciones de carbonato de calcio, que el agua mineral tibia deposita cuando baja por la ladera de la montaña y crea terrazas y estalactitas. Según la Unesco, que la declaró Patrimonio de la Humanidad, la única cascada similar a esta en el mundo es Hierve el Agua en Mexico. Los hoteles y las pensiones de Pamukkale son encantadores, y además, se puede vivir un poco la vida de pueblo auténtica si uno se aleja del centro. Además está ubicado cerca de otros sitios de interés arqueológico como Afrodisias y Laodicea.

ANTIOQUÍA

La antigua Antioquía en sus días de esplendor fue una gran metrópolis de medio millón de personas, apodada “la cuna de la Cristiandad”, pero luego varios terremotos, las Cruzadas y un cambio de rutas de comercio causaron su decadencia en la Edad Media. Las impactantes ruinas que quedaron de la época romana y del comienzo de la Cristiandad son un destino de enorme importancia histórica, como por ejemplo la iglesia de San Pedro, donde los primeros cristianos se congregaban, cavada en la roca por el mismo apóstol, y con la fachada construida por los cruzados que llegaron al lugar en el siglo XI. Otra joya de Antioquía es el Museo Arqueológico, que contiene la segunda colección de mosaicos romanos más grande del mundo. En la ciudad, el distrito del viejo mercado tiene auténticas tiendas tradicionales, y las callecitas laberínticas de la parte vieja de la ciudad son para maravillarse ante la historia y las costumbres.

KURADASI

Llamada “isla de los pájaros” en turco por una isla que se ve desde la costa, la ciudad de Kusadasi es conocida por su agua turquesa y amplias playas. Durante el día, los deportes acuáticos son una de las actividades más demandadas, en las playas de agua tibia y clara, para luego mirar el atardecer desde uno de los cafés o restaurants del boulevard principal. Por la noche, los restaurants ofrecen una variedad de comidas de mar y delicias del Egeo. Kusadasi es un paraíso para los fanáticos de las compras y de buscar precios bajos, ya que abundan las tiendas y los vendedores ambulantes.

IZMIR

El estilo moderno de la costa de Izmir se funde con las casas viejas del barrio de Alsancak, convertidas en bares y restaurants. Uno de sus puntos de referencia más famosos es la torre del reloj, un magnífico monumento de mármol rodeado por cuatro fuentes. Los vestigios de la cultura helenística pueden apreciarse en el Museo del Ágora de Esmirna, el nombre con el que se conocía a la ciudad antiguamente. Se recomienda no dejar de deslumbrarse con las vistas desde el castillo Kadifekale y perderse en los laberintos del colorido bazar.

TROYA

Todos conocemos la historia de Troya, la ciudad del fascinante poema de Homero. Sin embargo, no fue hasta el año 1871 que se supo que La Ilíada no se basaba en leyendas. Una visita de medio día desde Çanakkale alcanzará para los que quieran ver las excavaciones.

ÇANAKKALE

Es la ciudad más activa de la región de Gallipolli, con una calle costanera animada en verano y vida nocturna bulliciosa en el centro. La fortaleza iluminada de noche es de una belleza deslumbrante, y otras visitas interesantes son el castillo de Kilitbahir y los museos Militar y de Arqueología. La ciudad es también un destino de descanso para los turcos, por lo que los fines de semana aumenta mucho el movimiento.

Çanakkale es el punto de partida de excusiones a los campos de batalla de Gallipolli, la península que se forma en el lado noroeste de los Dardanelos, cruzando desde Çanakkale por el mar, donde por siglos distintos ejércitos se disputaron la entrada a Estambul.